El factor humano en las relaciones

Hay que saber crear momentos humanos en las relaciones para conseguir vínculos sólidos.

Y todas las relaciones requieren sentido y mantenimiento.

Te contamos aquí cómo el Talento Afectivo enseña a las personas a relacionarse con las personas.

Más sensibilidad en tu vida social

Las habilidades sociales sin sensibilidad humana no crean los lazos claves que dan autenticidad a la relación para que sea a la larga fructífera.

Y ese componente humano en un trato cercano con las personas no se logra con formaciones online; ni con libros; requiere un entorno colectivo y presencial para sentirlo si se quiere realmente avanzar.

La intuición, los sentidos, la escucha profunda, la expresión cálida, la hospitalidad hacia el otro; todos son recursos genuinos que están dentro de ti y que puedes aplicar en el ámbito social y familiar.

Ese radar emocional también te ayuda a explorar tu propia relación con las imperfecciones de la vida y desde ahí te impulsa a ser vital y renovarte para que puedas evolucionar.

Más tacto humano en tu esfera profesional

En el ámbito laboral, los recursos del Talento Afectivo mejoran el bienestar de las personas, su rendimiento y la calidad de sus relaciones.

Abarcamos las situaciones que requieren trato cercano, delicado o relación de alto valor; Consultoría, atención al cliente, profesionales de la ayuda, de la salud, misiones en equipo, etc.

Esos profesionales deben generar confianza, mejorar las habilidades consultivas y acoger a sus clientes con delicadeza. Cuando logran ese estado de relación, el feedback del cliente es más auténtico y preciso, y como consecuencia ambos progresan.

Con nuestra consultoría y formación, uno consigue conexiones de mayor calidad con sus interlocutores y comprender mejor el mundo de cada cliente para atender sus inquietudes, reparar rápidamente y generar valor.

“Un talento genuino que confluye con la esencia de lo más humano.”

Más interior en tu vida afectiva

Vivimos un mundo ultra conectado, pero demasiado urgente y nuestra vida se vuelve fría y frágil.

El Talento Afectivo hace llegar a la gente a lo esencial: a sí mismo y a su vida afectiva.

En la vida de pareja hace falta algo más que inteligencias para crear vínculos estables; cuando surgen las dificultades se requiere un talento más perseverante, más personal y más sensual.

El saber compartir es otro vínculo para crecer en el amor. Y muchas personas dan por hecho que comparten, cuando a menudo tanto parejas como solteros, no se conocen en los esencial y no comparten algo fruto de los dos.

Abordamos las claves del ciclo Yo – Amor – Convivencia y entonces podrás enriquecer mejor tu vida afectiva.

Ven a descubrir lo importante de distinguir Amor y Convivencia.

Más riqueza en tus respuestas

Siempre hay dos respuestas dentro de ti; una que siente (Espontánea) y otra que construye (Reflexiva); no se contradicen, simplemente no hablan de lo mismo. Una percibe y la otra transforma. Y las dos son necesarias para fortalecer los vínculos.

Pero a menudo, uno no avanza en sus relaciones por usar demasiado el mismo tipo de respuesta y olvidarse de la otra, y entonces el vínculo se empobrece.

Si te apetece aprender cómo mejorar tus vínculos en tus relaciones tanto para tu vida como para tu trabajo, ven a conocernos y mira qué cursos te interesan más.

¡Te vamos a sorprender!